Remedios caseros y dolor de garganta. ¿Qué dice la ciencia?

Mar
13 2020
REMEDIOS-CASEROS

Los remedios caseros se transmiten de generación en generación y si hay una dolencia que tiene infinidad de ellos es el dolor de garganta, pero ¿Qué dice la ciencia sobre ellos?

La faringitis o la faringo-amigdalitis (inflamación de la mucosa de la oro-faringe y las amígdalas palatinas) es una de las afecciones más comunes y a la vez más molesta y dolorosa. Entre otros síntomas genera ardor, dificultades para tragar y comer e inflamación.

Por lo general no es grave y desaparece con el paso de los días. No obstante, siempre se recomienda algún tipo de tratamiento para aliviar los síntomas y prevenir otras complicaciones.

Teniendo en cuenta que aproximadamente en el 80% de los casos la causa es viral, lo que se impone es el tratamiento sintomático.

Los antibióticos en esta situación no están indicados, son inútiles cuando no es una infección bacteriana y para aquellos que reniegan de los fármacos tradicionales (ibuprofeno, paracetamol), existen opciones de medicina natural que ayudan a pasar el mal trago nunca mejor dicho.

Miel y limón

Generalmente, una bebida caliente hecha en casa con zumo de limón y miel suele ser la opción más popular, seguida por zumo de limón recién exprimido y calentado. Esta inclinación hacia la miel y el limón proviene del conocimiento transmitido generación tras generación (por recomendación de familiares) y de los propios medios de comunicación (publicando estudios basados en los componentes de la miel y el limón).

El limón es habitual en las bebidas debido a sus altos niveles de vitamina C. De hecho, el interés por el uso de la vitamina C para tratar el resfriado común se remonta a la década de 1940, pero los resultados de los diversos ensayos clínicos realizados desde entonces varían. Mientras que los primeros estudios concluían que tomar vitamina C reducía la duración del resfriado, el consenso actual es que para la población general, es ineficaz.

Aunque existen ciertos grupos de personas que pueden beneficiarse de la vitamina C cuando se avecina un resfriado (como aquellos que realizan ejercicio físico intenso o aquellos con niveles de vitamina C por debajo de los niveles recomendados), lo cierto es que no hay evidencia de que el limón alivie el dolor de garganta.

La miel, los virus y el dolor

La miel es bien conocida por sus propiedades antimicrobianas. Un estudio publicado en la revista Anesthesiology and Pain Medicine encontró que la miel Manuka es efectiva para reducir la rapidez con la que se reproduce el virus de la gripe.

Cuando se trata de dolor, la miel se ha estudiado principalmente en el contexto de la amigdalectomía (extirpación de la amígdalas) y las investigaciones han demostrado que la miel sí que es efectiva. 

Otros estudios han analizado la efectividad de la miel para reducir la tos, asociada con el resfriado común y la gripe. Aquí, varios ensayos clínicos han mostrado una pequeña mejoría en la tos nocturna y la calidad del sueño en niños mayores de 1 año.

Bebidas alcohólicas

Muchos piensan que las bebidas alcohólicas, calientes o frías, alivian el dolor de garganta. Si bien hay evidencia de que el alcohol puede matar a los virus responsables del resfriado común y la gripe, se trata de geles alcohólicos para manos y desinfectantes o pastillas que contengan alcohol, no de las bebidas alcohólicas en sí.

El alcohol tiene efectos anestésicos, pero no hay evidencia científica de los beneficios que atribuimos a varias infusiones alcohólicas para calmar el dolor de garganta. Es pura especulación.

¿Y las especias?

La primera especia que se nos viene a la mente es el jengibre. Suele exponerse como un método eficaz para calmar el dolor de garganta. Pero ¿qué dice la ciencia? En efecto, se ha demostrado que el jengibre reduce el dolor.

En un estudio publicado en la revista Genomics Inform, los investigadores usaron modelos informáticos para descubrir si el jengibre podría prevenir la infección de influenza (gripe), particularmente la cepa H1N1 que causa la gripe porcina. El equipo descubrió que el ingrediente activo del jengibre evita que el virus infecte las células humanas.

La segunda especia en nuestra lista es la canela. Según las investigaciones, un componente encontrado en el aceite esencial de la canela inhibió el crecimiento del virus de la gripe, pero no hay estudios específicos que analicen la canela y el dolor de garganta.

Podemos recurrir también a la pimienta de cayena como una receta casera efectiva y rápida para aliviar el dolor, mientras se trata la causa de la afección.

Esta planta se utiliza desde hace nueve mil años para fines medicinales diversos, siendo los nativos americanos los primeros en descubrir sus propiedades. La capsaicina, principal compuesto de la Cayena, mejora los síntomas del dolor ya que obstaculiza la transmisión de la sustancia P, un neurotransmisor que emite señales de dolor al cerebro. Además, la pimienta de cayena tiene flavonoides antioxidantes, carotenoides y vitaminas A y C.

Añadir a un vaso de agua tibia media cucharadita de pimienta de cayena en polvo y una cucharadita de miel. En algunos casos, se le añade también una pizca de sal, aunque no es verdaderamente necesario.

Con esta combinación hacer gárgaras, teniendo mucho cuidado de que no quede la cayena en el fondo del vaso y que no entre tampoco en contacto con los ojos.

Debemos evitar la pimienta de cayena si tenemos llagas en la boca o una úlcera de estómago.