Jarabes para la tos y niños ¿acierto o error?

May
08 2020

Jarabes de la tos, esos medicamentos tan recurridos por la gente y tan comunes en la lista de remedios que se usan sin prescripción médica de forma abusiva. ¿Es un acierto o un error dárselos a nuestros hijos?

Como decía mi abuela, empecemos por el principio… ¿Qué es la tos?

La tos es un “reflejo de protección”, uno de los tantos mecanismos de defensa que tiene el organismo. Su finalidad es expulsar secreciones, mucosidad y cuerpos extraños de las vías respiratorias. Aunque en la mayoría de los casos es síntoma de un cuadro banal, lo cierto es que a los padres les preocupa mucho y a los niños les puede resultar especialmente molesta. 

En ocasiones, la tos puede llegar a impedir el descanso nocturno, por lo que muchos padres se plantean la administración de jarabes antitusivos a sus hijos para combatirla.

Sin embargo, los pediatras alertan de que los jarabes no siempre son convenientes ni efectivos, además de que en ocasiones pueden suponer un peligro para la salud del niño.

Tipos de tos

A la hora de indicar tratamientos para la tos, debemos distinguir entre dos tipos fundamentales  de tos, la tos seca y la tos productiva.

– La tos seca: no mueve flemas ni secreciones y se produce, en la mayoría de los casos, por la irritación de la garganta.

– La tos productiva: ayuda a mover el moco y sacarlo al exterior, por lo que es una tos muy útil y necesaria para el proceso de curación.

Cortar la tos productiva con jarabes antitusivos podría ser perjudicial para la salud del niño, ya que la mucosidad quedaría retenida, provocando una mayor obstrucción de la vía aérea. 

La tos productiva nunca debe tratarse con jarabes antitusivos

Por el contrario, la tos seca y persistente, según el caso y las circustancias, sí podría tratarse con jarabes, pues se trata de una tos muy molesta que no tiene ninguna finalidad.

Jarabes para la tos antitusivos. Qué debemos tener en cuenta

-No adquirir ningún jarabe antitusivo sin receta, ni administrar este tipo de fármacos a los niños sin el consejo médico. 

-Los beneficios de los jarabes para la tos son muy escasos, pero en cambio se describen a menudo efectos secundarios en lactantes que no siempre son leves, como convulsiones, taquicardia, disminución de los niveles de conciencia e incluso la muerte. Por esta razón, la agencia del medicamento de EE.UU (FDA) recomienda no utilizar dichos jarabes en menores de cuatro años, y sobre todo nunca hacerlo en menores dos años.

Los riesgos superan a los beneficios en muchas ocasiones, por lo que es preferible optar por medidas naturales como la miel, siempre en niños mayores de un año (riesgo de botulismo)

¿Miel para la tos aguda en niños?

Un estudio reciente viene a rescatar el remedio de la abuela porque, a diferencia de otros remedios tradicionales que no ayudan mucho, este parece que sí, pues se demuestra que la miel con leche es tan buen remedio para la tos como los jarabes antitusivos.

A la hora de valorar los resultados, vieron que el 87% de los niños que habían tomado jarabe antitusivo habían mejorado hasta considerar el tratamiento como exitoso. Centrándonos en los niños que tomaron el vaso de leche con miel, mejoraron el 80% de ellos, siendo una diferencia tan mínima que los autores concluyeron que la leche con miel es como mínimo tan eficaz como los jarabes antitusivos.

¿Leche? ¿Pero no tendrá más mocos?

Miel con leche, o leche con miel. Remedio para la tos, pero claro, si uno de los ingredientes es leche y la leche produce más mocos, ¿Qué sentido tiene?

Le quitamos la tos al niño pero le provocamos más mocos, por lo que acabará teniendo más tos, precisamente para sacar fuera los mocos que lleguen a la garganta. 

Es probable que hayáis hecho este razonamiento porque está muy extendida la creencia de que la leche de vaca produce más mocos a los niños, pero no es más que eso, una creencia. Son múltiples los estudios que hablan de ello y que demuestran que no hay relación entre ambas cosas. Así que tranquilos, le leche con miel es un buen remedio para la tos y no hará que el niño tenga más mocos.

Otras medidas no farmacológicas para aliviar la tos

Desde la Sociedad Española de Pediatría y Atención Primaria, se recomiendan las siguientes medidas no farmacológicas para aliviar la tos en niños:

1. Hidratación oral abundante con líquidos tibios.

2. Mantener la vía nasal permeable mediante lavados nasales frecuentes con suero fisiológico.

3. Evitar las estufas que producen aire caliente y seco.

4. Mantener el ambiente con un cierto grado de humedad.

5. Evitar ambientes contaminados, especialmente la exposición de los niños al humo del tabaco.

6. Tras un cuadro respiratorio agudo, es recomendable posponer unos días la asistencia del niño a la guardería, pues parece demostrada una mayor susceptibilidad a nuevas infecciones si la reincorporación es excesivamente inmediata.

Si a pesar de las consideraciones se opta por utilizar un tratamiento farmacológico, desde la Sociedad Española de Pediatría y Atención Primaria recomiendan lo siguiente:

– «Deberemos evitar las asociaciones de antitusivos con antihistamínicos y anticongestivos y reevaluar la situación si la tos persiste.Únicamente trataremos la tos seca de vías altas o de vías bajas sin secreciones, que cree disconfort en el niño y por un período de tiempo limitado y no por debajo de los dos años».

– «Aunque la utilización de mucolíticos y antihistamínicos está muy extendida, no hay evidencia científica que justifique su utilización.Recomendaremos los líquidos como el mejor mucolítico. La única indicación de los antihistamínicos sería en escolares y adolescentes que asocian una rinosinusitis alérgica y deben retirarse si no hay mejora en dos semanas»

Jarabes para la tos con codeína: totalmente prohibidos

Mención aparte merecen los jarabes con codeína, cuya administración no está recomendada en menores de 12 años ni en mujeres en periodo de lactancia, tal y como alerta la AEMPS.

La codeína es un opioide que puede provocar graves consecuencias en los niños, e incluso la muerte. Esto se debe a que la codeína, tras su paso por el hígado, se transforma en morfina, pero en algunas personas esta transformación tiene lugar rápidamente, presentando un mayor riesgo de intoxicación.

Aunque la intoxicación por morfina puede producirse a cualquier edad, los niños menores de 12 años presentan un mayor riesgo de sufrir reacciones adversas, al igual que aquellos pacientes con problemas respiratorios, con independencia de la edad que tengan.

Concluyendo, la tos es un síntoma no una enfermedad, por lo que una vez identificada la causa, el médico tratará la enfermedad en cuestión, y con ello mejorará o desaparecerá la tos. La tos no necesita un tratamiento específico. Los jarabes antitusivos son más perjudiciales que curativos y el tratamiento natural es el más indicado y beneficioso.