Los humidificadores en los niños sanos sólo hacen vaho

Mar
27 2020

Los humidificadores han sido uno de los remedios casero más comunes cuando se trata de hablar de enfermedades respiratorias, congestiones, constipados o hasta incluso estos días corría por la red un bulo que los convertía en una supuesta solución a los síntomas del Coronavirus… pero paremos un momento, ¿Qué es realmente un humificador? 

Un humidificador es, simplemente, un aparato que produce humedad. Está formado por un recipiente que almacena agua y mediante un proceso que puede variar según el tipo de humidificador, se evapora el agua y se expulsa. 

Tipos de humidificadores

Los hay de vapor frío que pueden ser: Evaporador: utiliza un ventilador para soplar aire a través de una mecha, filtro o banda húmeda o Ultrasónico: utiliza energía vibrada para descomponer el agua en pequeñas gotas que se convierten en neblina. Como su nombre indica, no aumentan la temperatura al expulsar el agua evaporada, por lo que pueden utilizarse en verano. El vapor que producen es más fino y se puede respirar más fácilmente. 

Se debe utilizar agua destilada, para que no contengan microorganismos ni minerales. 

También los podemos encontrar de vapor caliente: Crean humedad cálida al llevar el agua del recipiente a su punto de ebullición. Por ello, es menos probable que liberen microbios. 

Cuáles son los niveles recomendados de humedad en el hogar

La humedad es la cantidad de vapor de agua presente en el aire, que puede variar según la estación del año, el clima y el lugar donde se viva. Habitualmente, la humedad es más alta en verano que en invierno. 

 

Hay que tener en cuenta que la humedad ideal en el hogar está entre el 30-50%. La escasez de humedad puede causar sequedad en la piel, irritación de las vías respiratorias, nariz, garganta y ojos. 

 

Sin embargo, la humedad excesiva puede causar condensación en las paredes y desencadenar el crecimiento de bacterias, ácaros del polvo y moho, pudiendo ocasionar problemas respiratorios, alergia y asma. 

¿Qué beneficios aportan los humidificadores?

Aplicar de forma correcta el uso de los humificadores pueden aportar algunos beneficios para nuestra salud, como, por ejemplo: Aumentan la humedad en el ambiente, evitando la irritación de las vías respiratorias por el aire demasiado seco, cuando estamos acatarrados ayudan a que la expectoración sea más fluida o consigue que la humedad disminuya el desarrollo de los microorganismos en el ambiente.

Los virus crecen rápidamente en el aire seco del interior de las casas, por lo que las enfermedades infecciosas se extienden más rápidamente en el ambiente seco; los microbios viajan más lentos en el ambiente húmedo. 

Pueden tener efectos secundarios

La humedad puede favorecer la respiración en personas con asma y alergias, así como en enfermedades respiratorias como los catarros. Pero el exceso de humedad puede provocar el crecimiento de alérgenos (ácaros, mohos) y provocar o empeorar los síntomas de alergia y asma. 

 

Si no se limpian los depósitos de los humidificadores y los filtros, puede originarse el crecimiento de microorganismos que se expulsan al ambiente.  

Por ello, se recomienda el uso de humidificadores SÓLO cuando estén indicados.